Libertad y disciplina

Uno de los puntos más criticados y menos entendidos sobre el sistema Montessori es la disciplina, incluso en sus inicios era algo que causaba intriga y negación ante la idea de que esta se basara en la libertad. Confieso que incluso para mí misma era todo un enigma, el conseguir ese orden y paz dentro de los ambientes, sabiendo que los premios y los castigos no son parte de las rutinas que llevan con los niños. Por el contrario de lo que se pueda pensar, en este sistema hay mucha disciplina, pero esta no se inculca con sermones ni castigos, sino con la misma conciencia colectiva, el respeto al trabajo de los demás, la concentración e interés en el trabajo individual.

Como adultos, al enfrentarnos a uno o varios niños en estado de descontrol, con conductas opuestas a esta atmosfera de tranquilidad que hay en los ambientes Montessori, se nos hace una idea utópica el pensar en solo dar libertad para obtener disciplina, y es correcto. La libertad es la base de la disciplina, pero esta se acompaña de un entendimiento de cada etapa del niño, sus intereses observados y un ambiente preparado que le invita al niño a satisfacer sus necesidades de aprendizaje, y esto requiere experiencia y destreza del adulto.

Destreza para no caer en lo tradicional, el castigo, algo sumamente arraigado en la cultura de muchos países como método de formación, como María Montessori lo comentó con gran sorpresa ¨no había caído en cuenta de que fueran (los castigos) una institución indispensable, dominante sobre la vida de la humanidad infantil¨.

El tipo de disciplina que se genera en los ambientes Montessori es de fuente intrínseca, que se mantiene aun cuando el adulto se ausenta, como María Montessori comenta ¨no es menester que el adulto se convierta en guía o mentor, simplemente tiene que darles a los niños las oportunidades de trabajo que antes se les habían negado¨.

Esta forma de libertad, basada en ofrecer al niño herramientas para su desarrollo sin duda forja su carácter y su personalidad al no ser oprimido continuamente, ni buscar se sumiso para poder encajar en la sociedad. Personalmente creo que es una de las principales razones por las cuales este sistema educativo no ha sido adoptado por los gobiernos, y más bien se ha seguido desarrollando mayormente en instituciones privadas.

Maria Montessori nos dice ¨El hombre nace cuando su alma se percibe a sí misma, se concentra, se orienta, escoge¨. Es nuestro deber como sociedad fomentar generaciones más libres de acción y de pensamiento que busquen su desarrollo y a su vez respeten el del resto. La represión y la violencia es lo que nos ha llevado en numerosas ocasiones a repetir las mismas historias de guerras y conflictos, en los cuales se busca solucionar problemas por medio de la fuerza, violencia e imposición. Hagamos el esfuerzo como adultos de dar el medio a nuestros niños, para que ellos puedan llevar una disciplina intrínseca que promueva un orden y respeto social.

Fuentes:

(Montessori, El niño: el secreto de la infancia, 1936)

(Montessori, Formación del hombre, 1949)

(Montessori, La mente absorbente del niño, 1949)

(Montessori, Educar para un nuevo mundo, 1946)

1 comentario

  1. Avatar

    Las crisis creen algunos que son oportunidades, hoy retomo este pensamiento en lo que acutualmente estamos viviendo en México y en el mundo y principalmente en mi familia, me llama la atención está información. Me gustaria saber más de ustedes es relevante para mi esposo y para mi como padres de familia de dos hermosos hijos de 4 y 7 años pensar en educar en casa.

Deja una respuesta

Carrito de la compra

0

No hay productos en el carrito.